Tribunal de Alzada tiene a su cargo rever liberación de delincuente

Compartir:

La Cámara de Apelaciones tiene a su cargo rever la aberrante resolución del juez de feria, Carlos Vera, por la cual otorgó arresto domiciliario a Armando Sosa Aquino (35),  presunto líder de la banda criminal que robó más de 3.000 unidades de celulares, valorados en 1.500.000 de dólares, durante un asalto registrado el 13 de septiembre de 2023, en el complejo de depósito Puma del barrio Pablo Rojas de Ciudad del Este.

La fiscal Stella Maris Ramírez, quien interina al titular de la causa Gabriel Segovia Villasanti, había planteado apelación general contra el auto interlocutorio nº 26 del 3 de enero de 2024, por el cual el juez de feria nº 3, Carlos Vera, otorgó arresto domiciliario al peligroso delincuente, según la Policía, Sosa Aquino.

El imputado estuvo en la clandestinidad durante tres meses y al ingresar el receso judicial, se presentó junto a su abogado ante la Policía el miércoles 3 de enero pasado. Su defensor, previamente ya realizó los “contactos” para presentar a su cliente en terreno seguro, ya bajo la promesa, según la fuente, del magistrado de que Sosa Aquino sería beneficiado con medidas alternativas a la prisión.

El juez Vera, tras la audiencia de imposición de medida cautelar, dispuso el arresto domiciliario de Sosa Aquino. Para fundamentar su resolución, el contralor del proceso alegó que el presunto líder criminal debe someterse a una cirugía al sufrir una ruptura ósea en la tibia y peroné izquierdos.

El encausado, durante su permanencia en la clandestinidad, habría sufrido una herida de bala que afectó el miembro inferior. Fue sometido a cirugía y colocación de platino, pero la intervención médica no fue adecuada y se infectó, por lo que no tuvo otra alternativa que presentarse ante la Justicia para recibir atención médica adecuada, según los datos.

ANTECEDENTES

El golpe millonario ocurrió el miércoles 13 de septiembre de 2023, en el complejo de depósitos Puma, ubicado en el barrio Pablo Rojas de la capital departamental. Un grupo de delincuentes sustrajo un camión repleto de aparatos celulares de marcas iPhone y Xiaomi, junto con accesorios, destinados a comercios en el microcentro de Ciudad del Este. Una hora después, el camión fue encontrado abandonado en el barrio San Agustín, periferia de Ciudad del Este. En la carrocería del vehículo quedaron mercaderías de menor valor.

Al día siguiente, en la misma zona, se encontró abandonado el vehículo Toyota Premio, utilizado para el atraco. Días posteriores al incidente, la empresa propietaria de la carga denunció el robo de 3.016 unidades de aparatos celulares, de los cuales 1.551 unidades corresponden a la marca iPhone y 1.465 son celulares Xiaomi, valoradas en 1.500.000 USD. Los investigadores policiales solamente lograron recuperar 100 unidades de aparatos telefónicos.

Espacio Publicitario

Redes Sociales

Artículos Relacionados