Seccionalero Benjamín Ozuna toma dirección de la cárcel inmersa en caos

Compartir:

El ministro de Justicia, Ángel Barchini, nombró como director de la Penitenciaría Regional de Ciudad del Este al zacariísta Celso Benjamín Ozuna Riveros, en reemplazo de Rubén Ireneo Lombardo Cristaldo, quien fuera detenido el 12 de diciembre de 2023 por supuestamente encabezar la venta de drogas y bebidas alcohólicas en el penal. Con el nombramiento de Ozuna, se dio por terminada la intervención del presidio.

Celso Benjamín Ozuna Riveros, leal al clan Zacarías, fue expresidente de la Seccional Colorada nº 2 del barrio San Rafael de Ciudad del Este. Ocupó el cargo de secretario del Interior en la Gobernación de Alto Paraná, durante la administración de “Lucho” Zacarías. Últimamente se desempeñaba como asesor en el Ministerio de Justicia, en la capital departamental.

El seccionalero asume el cargo en un momento en que la Penitenciaría Regional se encuentra inmersa en un caos.

A pesar de las constantes intervenciones, la venta de drogas, bebidas alcohólicas y privilegios para algunos presos continúan campantes. Estos negocios parecen no tener fin y con cada director nombrado solamente cambian los hombres, pero el esquema continúa intacto.

Ozuna desconoce el manejo de un penal sobrepoblado. Su única carta de presentación es ser fiel al clan Zacarías. De otra manera no se explica su nombramiento al frente del establecimiento penitenciario.

INTERVENCIONES

El 18 de enero pasado, la Policía Nacional conjuntamente con agentes penitenciarios abortaron un plan de fuga masiva que supuestamente estaba gestando peligrosos asaltantes de transportadoras de encomiendas y depósitos de mercaderías, quienes actualmente están recluidos. Éstos acumularon al menos 5.000.000 de dólares con  golpes millonarios y que podrían emplear para sobornar a guardiacárceles.

Los supuestos ideólogos fueron identificados como Blas Pablo Melgarejo Benítez, alias “Chopale”, líder de la banda de asaltantes capturado el 31 de octubre pasado; Jorge Rolando Cardozo Jara, alias «Wifi», y César Wildo Torres Cardozo, alias «Tahyi», capturados en noviembre, pocos días después del atraco a la sede de la Transportadora San Ignacio en Ciudad del Este; y Vicente Giménez Silva, alias «Kali’i», también detenido ese mes.

Durante ese procedimiento, los intervinientes se incautaron de G. 6.800.000, 96 dosis de cocaína, 135 dosis de marihuana, armas de fabricación casera como estoques, una balanza de precisión, 2 celulares y varios cargadores para teléfonos.

El domingo 21 de enero pasado, el guardiacárcel Raúl Santacruz Rojas (30), fue detenido por su compañero de trabajo cuando pretendía introducir a la cárcel dos paquetes de polvo blanco (cocaína) envueltos en bolsas de polietileno, seis tabletas de Disomnilan y un aparato celular de la marca Samsung.

El 12 de diciembre del año pasado, el entonces director Rubén Ireneo Lombardo Cristaldo fue detenido junto al coordinador general de la cárcel, Francisco Javier Ramírez Torres, un agente penitenciario y dos civiles por introducir bebidas alcohólicas y drogas en el reclusorio.

El 15 de diciembre, el jefe de seguridad de la cárcel, Luis González Godoy, denunció la desaparición de cinco pistolas calibre 9 milímetros de la marca Glock.

El ministro Barchini tras la detención de Lombardo Cristaldo había nombrado como  interventor al abogado Víctor Aliende. Éste ahora entregó el penal a Ozuna.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Espacio Publicitario

Redes Sociales

Artículos Relacionados