Mientras llevaba a su hijo enfermo al Hospital Regional, ladrones desvalijaron su precaria casa

Compartir:

Margarita Liliana Benítez Leiva, madre soltera de cuatro hijos menores, uno de ellos con discapacidad física, había sido víctima de ladrones mientras se encontraba en el hospital con su hijo enfermo. Desconocidos desvalijaron su casa, llegando incluso a llevarse la olla. Ahora, un vecino le regaló una para cocinar para sus hijos. Nuestro diario ya se había hecho eco de la situación de vulnerabilidad de la familia. Después de la publicación de su historia, muchos de los lectores se habían comunicado con ella, prometiéndoles alimentos y ropas, pero hasta ahora nadie se acercó a ayudarla. De las autoridades, nadie se interesó en su caso.

Margarita vivió la semana pasada una terrible experiencia al regresar del hospital y encontrar su casa completamente desvalijada.

Según relata, mientras ella se encontraba en el hospital con su hijo de 9 años que se moviliza en silla de ruedas, ladrones irrumpieron en su vivienda ubicada en el km 11 Acaray, a 2.500 metros de la Ruta Py 02 de Ciudad del Este y se llevaron absolutamente todo lo que tenía: ollas, frazadas, ropa, e incluso el pañal del pequeño.

Margarita, quien lucha día a día por sacar adelante a su hijo, ahora se encuentra en una situación muy difícil.

«Solo me dejaron una centrífuga, y después nada», mencionó con pesar. «No tengo garrafa ni placa eléctrica para cocinar los alimentos. Hasta los abrigos de los chicos se los llevaron», relató. Ahora cocina la comida con carbón.

Ante la falta de respuesta por parte de las autoridades, Margarita se ha visto obligada a recurrir a la solidaridad de la ciudadanía. «Si tienen abrigos, sobre todo, les agradecería de corazón», suplicó.

«Yo trabajo a veces nomás porque mi hijo necesita que lo cuide, también robaron nuestro motorcito de agua y no estamos teniendo agua», manifestó la mujer de 45 años.

También pide pañales para el chico enfermo.

La sacrificada madre indicó que es oriunda de Encarnación. El padre de sus cuatro hijos, de 5, 9, 13 y 16 años, solamente le asiste con 500 mil guaraníes mensuales.

«Ese dinero no me alcanza. Con esa plata tengo que educar, vestir y alimentar a mis hijos», contó.

Actualmente vive con ella su hijo con capacidades diferentes y la niña de 5 años. Los otros dos viven con su tía, pero los fines de semana regresan a la casa, mencionó Margarita.

Margarita aprovecha el tiempo cuando sus hijos están en la escuela para vender verduras en el vecindario y así ganarse el pan de cada día.

Para ayudar a Margarita y su hijo, pueden contactarla al teléfono 0984633467.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Espacio Publicitario

Redes Sociales

Artículos Relacionados