El clan Godoy-Torres le cuesta muy caro a los contribuyentes

Compartir:

La diputada altoparanaense Roya Torres, su esposo Roque Godoy, intendente de Presidente Franco; el hijo Elías Martín Godoy Torres y la hermana de crianza, Patricia Alejandra Orué Estigarribia, conforman el clan familiar que cuesta cerca de 1.000 millones de guaraníes anuales a los contribuyentes. Esto tras la contratación del joven como “asesor” en la Cámara de Diputados, donde percibe G. 9.500.000 como salario, pese a que no hace nada, pues ni siquiera acude a su puesto de trabajo, según las denuncias.

De acuerdo con los datos oficiales, la familia, con todos los haberes que perciben juntos, se queda con casi 1.000 millones de guaraníes anuales. Esto sumando los salarios públicos que reciben la diputada Roya Torres, unos 32 millones al mes; su marido Roque Godoy, quien gana unos 30 millones mensuales como jefe comunal de Presidente Franco; el hijo de la pareja, Elías Godoy, recibe cerca de 10 millones y la hermana que tiene un sueldo de 6 millones.

El caso trascendió luego de descubrirse la situación laboral de Elías Godoy, quien fungía de “asesor”, pese a que no posee ningún título universitario que lo habilite. Es más, el joven recién terminó el bachillerato.

Su madre, quien defendió férreamente a su hijo e incluso pidió disculpas al pueblo, habría influenciado para su contratación en la Cámara Baja. La legisladora, en un desespero, incluso prometió que el joven renunciaría, pero no fue así y más que nunca se mantiene firme en el cargo, asegurando que no incumple la ley.

La fama también incluye a la hermana de Roya Torres, identificada como Patricia Orué, quien inició en la función pública en marzo del 2022, con un salario de G. 3.500.000. La misma, también posee cargo de “asesora” y recientemente fue beneficiada con un aumento salarial, pasando a cobrar G. 6.000.000, más otros beneficios.

En cuanto a su profesión, los documentos refieren “no obra en el legajo”, lo que deja entrever que el Congreso Nacional es utilizado al antojo para ubicar a familiares sin haber pasado por un “colador”.

Tanto Orué Estigarribia como Elías Martín, tras ser descubiertos, simularon hacer oficina en la Dirección de Beneficencia y Ayuda Social (DIBEN), en la Gobernación de Alto Paraná. En el caso del hijo de Roya Torres, se mudó a la otra oficina parlamentaria de su mamá, en la Municipalidad de Ciudad del Este, desde donde reafirmó que no presentaría su dimisión.

Espacio Publicitario

Redes Sociales

Artículos Relacionados