Desvío de fondos de Fundación Tesãi debería ser investigado de oficio

Compartir:

Los fondos propios de la Fundación Tesãi están para ser invertidos en obras y formación de funcionarios, según sus estatutos, pero se utilizó una millonaria suma para pagar una indemnización. La Fiscalía debería de investigar de oficio el mal uso de los recursos. Sugestivamente, los abogados involucrados serían prestadores de servicios de la entidad, pero estuvieron como supuestos contrapartes en el juicio civil.

 

Los datos fueron proporcionados por una fuente de la institución, cuya identidad reservamos, que se indignó por el hecho de que el actual director, Fernando Bittinger, haya permitido la presunta irregularidad, luego de haberse comprometido en la construcción de unidades de terapia intensiva para niños, para lo cual se pudo haber utilizado los fondos.

 

No obstante, por un acuerdo supuestamente con cláusulas de confidencialidad, según la versión del asesor jurídico, abogado José Maciel, los directivos resolvieron desembolsar una probable suma de Gs. 2.200 millones para pagar por una indemnización en un juicio civil, por una demanda iniciada por los familiares del fallecido jubilado de la Itaipú, Félix del Pilar Gómez Bernal. Este había caído en el agujero del ascensor de la firma Otis, ubicado en el Hospital de la Fundación Tesãi y falleció en el lugar, a consecuencia del accidente registrado en forma casi inexplicable.

 

La fuente señala que la aseguradora ya había abonado una suma a la familia afectada, por el hecho registrado en el lugar. Además, la fundación también se apuró en indemnizar a los demandantes, teniendo al menos 18 a 20 juicios en el que se le reclama la indemnización por diferentes hechos, de casos registrados hace más tiempo que el ahora finiquitado.

 

El accidente se registró el 4 de febrero del año 2021. Los familiares habrían recibido un poco más del 30% del total de lo que supuestamente la Fundación Tesãi abonó en concepto de indemnización, mientras que el resto se habría repartido entre los responsables de la autorización.

 

ESTUDIO JURÍDICO. El juicio involucra a un estudio jurídico del que al menos fue integrante el actual director de Coordinación Ejecutiva de la Itaipú Binacional, Julio Paredes, que es Pirámide.

 

El abogado de la familia sería del mismo bufete, Oscar Fernando Kuchemneister, quien llamativamente también es prestador de servicios de la Fundación Tesãi, al igual que el actual asesor jurídico, abogado José Maciel, siempre según la fuente.

 

Estos nexos podrían explicar el motivo por el que se pudo desembolsar la millonaria suma. Esta redacción intentó recabar la versión del asesor jurídico, pero el mismo solo respondió un mensaje señalando que estaba de viaje y que no podía hablar sobre el caso, por las cláusulas de confidencialidad del acuerdo con las víctimas.

 

Mientras que Bittinger señaló a sus subordinados que todo estaba documentado. Los grandes perjudicados habrían sido los familiares de la víctima, quienes tuvieron que aceptar una irrisoria suma, por cuestiones ajenas a su voluntad, conforme con la fuente.

 

Espacio Publicitario

Redes Sociales

Artículos Relacionados