Search

Conmemoran los 40 años del primer giro de la unidad generadora de 50 Hz de la Itaipú

Compartir:

Hace 40 años la primera unidad generadora de 50 Hz de la Central Hidroeléctrica ITAIPU realizaba su primer giro mecánico. Este hito marcó el inicio de la puesta en servicio de la mayor central hidroeléctrica del mundo, que hoy genera energía limpia y renovable para Paraguay y Brasil.

El Ing. Gustavo González Lafuente, quien participó de la puesta en servicio de la primera unidad generadora, recuerda ese emotivo momento histórico. “Hasta ahora se me eriza la piel. Lo primero que dijimos fue, ¡funciona! Nosotros sabíamos los años que pasamos, cuando montamos la máquina, pieza por pieza, cuando tuvimos que comisionar y no había horarios, ni feriados, ni fines de semana. Había que hacer ensayos y después, sobre todo, verificar que todo aquello que el fabricante garantizaba, se cumplía”, comentó.

El Ing. González también destacó que la tecnología de ese momento era totalmente analógica, no existían las laptops ni PC’s que se conocen hoy. “Los personal computers (PC’s) eran aparatos enormes, con bajísima memoria y de alguna forma había que controlar el mantenimiento de todas las máquinas. Como no se podía hacer de forma manual, entonces, se pensó en hacer un sistema de operación y mantenimiento, al igual que todas las centrales hidroeléctricas brasileñas”, explicó.

Tras los ensayos y verificaciones, el 5 de mayo de 1984 se logró realizar la sincronización con el sistema eléctrico de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), operando así con una capacidad máxima de 200.000 kW. En setiembre de ese mismo año se logró exitosamente el primer giro mecánico de la segunda unidad generadora, también de 50 Hz.

De esta manera, en octubre de 1984 estaban dadas las condiciones técnicas y operacionales para el aprovechamiento hidroeléctrico, disponiendo inicialmente de dos unidades generadoras de 50 Hz, con una capacidad total de 1.400.000 kW.

La puesta en servicio de la primera unidad generadora de 50 Hz de ITAIPU fue un hito histórico que marcó el inicio de la era de la energía limpia y renovable en Paraguay y Brasil. Este hito sigue siendo motivo de orgullo para los trabajadores de la binacional, quienes han trabajado incansablemente para garantizar la operación segura y eficiente de la central durante los últimos 40 años.

 

Espacio Publicitario

Redes Sociales

Artículos Relacionados